Anales de la literatura espagñola

Copertina anteriore
Adolfo Bonilla y San Martín
Est. tip. de la viuda é hijos de Tello, 1904 - 299 pagine
0 Recensioni
Google non verifica le recensioni, ma controlla e rimuove i contenuti falsi quando vengono identificati
 

Cosa dicono le persone - Scrivi una recensione

Nessuna recensione trovata nei soliti posti.

Sommario

Altre edizioni - Visualizza tutto

Parole e frasi comuni

Brani popolari

Pagina 240 - Hinojosa en su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y por el Sr.
Pagina 181 - Quien ve estas botas mías, ¿'cómo pensará que andan caballeras en las piernas en pelo, sin media ni otra cosa? Y quien viere este cuello, ¿por qué ha de pensar que no tengo camisa?
Pagina 224 - Ya a mi compañero con estas cosas se le desconcertó el reloj de la cabeza, y dijo, algo ronco, tomando un pan con las dos manos y mirando a la luz: "Por...
Pagina 105 - Segvnda parte || del Romancero || General, y flor de \\ diuersa Poesía. || Recopilados por Miguel de Madrigal. || &.
Pagina 169 - ... por ende juntemos de cada renglon de sus onze coplas la letra primera, las quales descubren por sabia manera su nombre, su tierra, su clara nacion.
Pagina 171 - E no solo en la humana especie, mas en los pesces, en las bestias, en las aues, en las reptilias, y en lo vegetatiuo algunas plantas han este respecto...
Pagina 22 - ... como las paredes eran altas, la noche escura, la escala delgada, los siruientes que traya no diestros en aquel genero de seruicio...
Pagina 253 - Los cuales luengos y felices años vivieron en compañía de sus esposas, dejando de sí ilustre generación y descendencia, que hasta hoy dura en estos dos lugares, que son de los mejores de la Andalucía; y si no se nombran es por guardar el decoro a las dos doncellas...
Pagina 156 - Esto fue el mesmo año que nuestro victorioso emperador en esta insigne ciudad de Toledo entró y tuvo en ella Cortes, y se hicieron grandes regocijos, como vuestra merced habrá oído. Pues en este tiempo estaba en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna.
Pagina 268 - También tiene el ingenio su codicia, y nunca la alabanza se desprecia; que al bueno se le debe de justicia. Aquel que de poeta no se precia, ¿para qué escribe versos, y los dice? ¿por qué desdeña lo que más aprecia? / Jamás me contenté, ni satisfice de hipócritas melindres. Llanamente . quise alabanzas de lo que bien hice.

Informazioni bibliografiche